Spanish English German Portuguese

Pallets

Maderas

Cajones

Bins

Certificación NIMF-15

El extraño bosque de pinos torcidos

El Krzywy Las es un bosque de pinos situado en las cercanías de Nowe Czarnowo, en el oeste de Polonia, justo en la frontera con Alemania. El bosque cuenta con unos cuatrocientos pinos. Hasta aquí, nada nuevo. Hasta que se observan los troncos de los árboles, que presentan la misma extraña forma.
Se desconoce la razón de este raro fenómeno y hay diversas teorías al respecto. Los árboles fueron plantados alrededor de 1930, cuando la región pertenecía a la provincia alemana de Pomerania. Casi todas las hipótesis que tratan de explicar la original forma de los troncos apuntan a que el ser humano empleó algún tipo de instrumento para cambiar la dirección del crecimiento de los árboles.

Aunque nadie sabe a ciencia cierta la razón, la teoría más aceptada dice que los árboles se dejaron crecer durante unos diez años y luego se inmovilizaron de algún modo, de forma que se produjo esa curva de 90 grados, antes de enderezarse de nuevo. Algunos lugareños dicen que lo hicieron carpinteros alemanes en 1930 para obtener madera que luego sería usada para barcos y muebles. Pero comenzó la II Guerra Mundial, en 1939, y el proyecto fue abandonado.
El efecto visual es espectacular: parece que los árboles están volando a unos pocos centímetros sobre el suelo. Son como ganchos, de ahí su nombre en inglés: Crooked Forest. Teorías para todos los gustos

Otras teorías prefieren buscar una razón natural. Por ejemplo, podría haber ocurrido una gran tormenta de nieve cuando los árboles eran muy jóvenes, que fue la que causó ese retorcimiento de los troncos. Y aún hay teorías más increíbles, como que la fuerza de la gravedad en esa zona ha sido suficientemente fuerte como para retorcer los troncos.
Sea como sea, este original paisaje es visitado por curiosos que quieren ver in situ este bosque único en el mundo. El paraje, por lo demás, nos recuerda, en caso de haber sido formado por la acción del hombre, que 80 años después se sigue viendo la huella del ser humano sobre la naturaleza. Los torcidos troncos recuerdan la responsabilidad que tiene el ser humano de proteger el medio ambiente.